Cómo leer las dimensiones de un neumático

Comprender la identificación situada en el flanco del neumático.

 

 

Tomemos como ejemplo un neumático DYNAXER HP3 205/55 R16 91V 

 

  • 205: la anchura del neumático es 205 mm. 
  • 55: el flanco constituye el 55 % de la anchura del neumático. 
  • R: tiene una estructura de tipo radial. 
  • 16: el neumático tiene un diámetro interno de 16 pulgadas. 
  • 91: este índice de carga indica que el neumático puede soportar una carga máxima de 615 kg. A cada índice le corresponde la carga máxima (ver tabla) que el neumático puede soportar a presión máxima.  
  • V: este neumático puede soportar la carga correspondiente a su índice de carga hasta una velocidad máxima de 240 km/h. 

visu instructions product hd 1

visu instructions product hd 1

 

 

 

Etiquetado de los neumáticos  

 

En la actualidad, el etiquetado de los neumáticos es común en toda la Unión Europea. Aprende a leer las etiquetas para elegir correctamente.

 

El etiquetado de los neumáticos es obligatorio en toda la Unión Europea desde el 1 de noviembre de 2012. Se trata de la aplicación de las disposiciones del Reglamento Europeo n.º 1222/2009 sobre el transporte por carretera.  

El etiquetado de los neumáticos ofrece al consumidor más información sobre los neumáticos del mercado. De este modo, puede realizar una elección informada al comparar los neumáticos de acuerdo con los tres nuevos criterios indicados en las etiquetas: 

La eficiencia energética: el impacto del neumático sobre el consumo de carburante, clasificado de la A a la G. 

La adherencia en superficie mojada: la capacidad de frenado del neumático sobre una superficie de este tipo, clasificada de la A a la F. 

El ruido de rodadura exterior, expresado en decibelios. 

 

 

El efecto del neumático en términos de consumo de carburante y las emisiones de CO2

La parte izquierda de la etiqueta está relacionada con el efecto del neumático en términos de consumo de carburante y emisiones de dióxido de carbono (CO2).  El 20 % del consumo de carburante de un vehículo depende directamente de la resistencia a la rodadura ejercida por los neumáticos. Cuanto menor es esta resistencia, más bajos son el consumo y las emisiones de CO2. 

 

Este valor de resistencia a la rodadura, medido en un simulador, determina la clase del neumático, de la A a la G: el cliente ahorrará combustible al circular con neumáticos de clase A, con escasa resistencia a la rodadura, con respecto a neumáticos de clase G. 

 

Gracias a los neumáticos de clase A, el consumo de carburante se reducirá aproximadamente 0,5 l/100 km, es decir, unos 80 litros de carburante al año si se recorren 15 000 km anuales.  Beneficio para el bolsillo: más de 120 euros para un vehículo de gasolina (con un precio de carburante de 1,55 €/l). 

 

Por otra parte, circular con neumáticos de clase A en comparación a neumáticos de clase G reduce el impacto medioambiental: la disminución del consumo de carburante supone una reducción de las emisiones de 12 g de CO2 por km (¡180 toneladas anuales!)

 

Capacidad de frenado en superficie mojada

La parte derecha de la etiqueta indica el rendimiento del neumático al frenar sobre una superficie mojada. Las mediciones se realizan a bordo de un vehículo con arreglo a las condiciones establecidas por un reglamento europeo sobre velocidad, características de la vía, altura del agua, temperatura, etc.).  

La clase indicada en la etiqueta (de la A a la F) se establece mediante la comparación del rendimiento del neumático evaluado con el de un neumático de referencia. 

Un vehículo ligero equipado con cuatro neumáticos de clase A tendrá una distancia de frenado de emergencia un 30 % inferior a la del mismo vehículo equipado con cuatro neumáticos de la clase G. Esto representa una diferencia de 18 metros si los vehículos tienen que realizar una frenada de emergencia a 80 km/h. 

Nota: este efecto puede variar en función del vehículo y las condiciones de conducción. 

Ruido de rodadura exterior del neumático

La parte inferior de la etiqueta se refiere al ruido emitido al exterior (en la carretera) por los neumáticos en contacto con la calzada. La cifra indica el nivel sonoro en decibelios. 

Es la primera vez que se tiene en cuenta el efecto que la contaminación acústica de los neumáticos tiene en el medio ambiente.

 

Nota: esta indicación no incluye el ruido percibido por el conductor y los pasajeros en el interior del habitáculo. 

Otras fuentes de información para los usuarios

El etiquetado de los neumáticos es obligatorio y común para todas las marcas de neumáticos. La información que aparece en las etiquetas de los neumáticos KLEBER también está disponible en la documentación técnica y comercial de la empresa, a la que puedes acceder a través de tu distribuidor o del sitio web. 

 

La misma información debe constar obligatoriamente en la factura de venta de los neumáticos que se entrega al comprador, o adjuntarse a la misma. 

Advertencia

Nota: aunque son importantes, los criterios expuestos en el etiquetado del neumático no representan todas las características del neumático. 
Los conductores deben ser conscientes de que el ahorro de carburante y la seguridad vial dependen principalmente de su comportamiento en la carretera. 

 

Para reducir el consumo de carburante y sacar el máximo partido de sus neumáticos, los conductores deben:

• Revisar regularmente la presión de inflado de los neumáticos y adaptarla a las condiciones meteorológicas y de carga.

• Adaptar la conducción a las condiciones meteorológicas y de la circulación.

• Aplicar los principios de la conducción ecológica.