¿Por qué usar neumáticos de invierno?

 

Escoge la seguridad: monta neumáticos de invierno cuando llegue el frío. 

 

Las carreteras siempre son menos seguras en invierno que en verano: una superficie nevada, con hielo o incluso mojada ofrece mucho menos agarre. 

Además, las características de los neumáticos de verano hacen que sus prestaciones se deterioren por debajo de 7 °C. Por ello, es recomendable montar neumáticos de invierno en el vehículo.

 

Los neumáticos de invierno están diseñados específicamente para la conducción en condiciones invernales: 

 

  • en todo tipo de superficies: carreteras nevadas, con poco o mucho hielo, húmedas o muy mojadas, inundadas, pero también en carreteras frías y secas… 
  • en todo tipo de condiciones meteorológicas invernales: lluvia fina o fuerte, tiempo húmedo o muy seco y frío… 
  • y con temperaturas muy bajas. 

 

Los neumáticos de invierno reducen el riesgo de aquaplaning debido a su forma, que está diseñada específicamente para evacuar el agua de debajo del neumático. Ofrecen mucho más agarre y una maniobrabilidad excelente, gracias a una mayor profundidad de la banda de rodadura que los neumáticos de verano. 

La banda de rodadura de los neumáticos de invierno tiene muchas más ranuras que los neumáticos de verano para lograr más agarre sobre la nieve. Por último, los neumáticos de invierno están fabricados con una mezcla especial de goma con sílice que se adapta a las temperaturas bajas y permite un mejor frenado.

 

Presión de los neumáticos de invierno

 

Recuerda inflar más los neumáticos en invierno. 

La presión de los neumáticos se reduce cuando la temperatura exterior es baja. 

Para compensar este efecto de "baja temperatura" en invierno, tienes que añadir 0,2 bares (en frío) a la presión normal o a la presión especificada para otros usos de los neumáticos de invierno. 

 

Montaje de neumáticos de invierno en las cuatro ruedas

 

Para mejorar el control del vehículo y aumentar la seguridad, es recomendable montar los cuatro neumáticos de invierno.

Optar por cuatro neumáticos de invierno. 

El montaje de solo dos neumáticos de invierno mejora la maniobrabilidad, especialmente al iniciar la marcha, pero no es suficiente para garantizar unas buenas prestaciones y una seguridad óptima. Incluso puede resultar peligroso: 

Un coche con tracción delantera, con neumáticos de invierno solo en el eje delantero, está desequilibrado en la parte trasera y es más probable que derrape. 

Un coche con tracción trasera, con neumáticos de invierno solo en el eje trasero, está desequilibrado en la parte delantera y corre el riesgo de seguir recto en las curvas. 

Comparación de las prestaciones con dos y cuatro neumáticos de invierno.

Comparación de las prestaciones con dos y cuatro neumáticos de invierno.

    

MANIOBRABILIDAD

AGARRE EN LAS CURVAS

ESTABILIDAD EN LA FRENADA

EFICACIA DE FRENADO

Con dos neumáticos de invierno en el eje delantero

++

-

-

+-

Con cuatro neumáticos de invierno

++

++

++

++

Cuándo utilizar cadenas

 

KLEBER te indica en qué circunstancias debes colocar las cadenas y cómo hacerlo. 

Las cadenas, que son obligatorias en algunas estaciones de esquí, pueden ser muy útiles en caso de nieve muy espesa. 

Al comprarlas, asegúrate de que sean adecuadas para la carrocería de tu vehículo y las dimensiones de los neumáticos. 

Es preferible elegir las cadenas que tengan el mayor número de elementos (eslabones) en la zona de contacto (una cadena en rombo o en escalera que disponga de, al menos, doce barras para un neumático medio). 

Resulta útil practicar ponerlas y quitarlas con una temperatura agradable y a la luz del día. Siempre es más fácil que hacerlo por primera vez en la nieve, con frío o a oscuras. 

Guárdalas en un lugar del coche de fácil acceso, con unos guantes y una linterna, por si acaso. 

No circules nunca a más de 50 km/h con cadenas.