Imprimir

¿Por qué los neumáticos de invierno?

Elija la seguridad: ponga los neumáticos de invierno cuando comience la estación fría.

En invierno, la carretera siempre es mucho menos segura que en verano: la adherencia es mucho menor sobre una calzada nevada, helada o, simplemente, mojada.
Por otra parte, los neumáticos de verano poseen características que hacen que, por debajo de 7 °C, su rendimiento disminuya. Así pues, se aconseja equipar su vehículo con neumáticos de invierno.

El neumático de invierno se ha diseñado para circular en condiciones invernales:

  • sobre todo tipo de suelos: carreteras nevadas, con poco a mucho hielo, solo húmedas o muy mojadas, con grandes alturas de agua y también en carreteras frías y secas...
  • bajo todas las condiciones atmosféricas invernales: lluvia fina o abundante, humedad o aire muy seco y frío...
  • a temperaturas muy bajas.

El neumático de invierno posee una forma específica diseñada para evacuar el agua que pasa por debajo, lo que reduce el riesgo de aquaplaning. Gracias a su profundidad de escultura, mayor que la de un neumático de verano, ofrece una adherencia mucho mejor y una excelente motricidad.

Entre otras cosas, la escultura del neumático de invierno cuenta con muchas más laminillas que un neumático de verano, para agarrarse bien sobre la nieve. El neumático de invierno está formado por una mezcla de goma especial con sílice que se adapta a las temperaturas frías y permite un mejor frenado.

Ver la colección de invierno